¿BOMBILLAS SEMI-AUTÓNOMAS?

bombillas semiautónomas

Durante décadas, se ha estado considerado que los paneles solares sólo se pueden alimentar de los rayos del sol. Siempre se creyó (y se “comprobó”) que la luz eléctrica no carga estas celdas, en una proporción admisible.

Sin embargo, los avances (lentos, pero consistentes) en materia de energía y celdas solares, han permitido que ya se estén desarrollando bombillas semi-autónomas o, si se quiere, auto-suficientes.

bombillas semiautónomas

Seamos más explícitos y específicos. Desde hace mucho tiempo, conoces las calculadoras que se encienden con la luz del sol e, incluso, con la luz artificial de tu habitación ¿verdad?

Son tan eficientes estas calculadoras manuales, que se encienden con la luz artificial más tenue que exista en un recinto, en un momento determinado. Pero, no solo se encienden sino que, además, soportan un trabajo extenso.

Científicos de Estados Unidos y Europa, han estado experimentando con paneles (pequeños, por supuesto) aledaños a bombillas encendidas y han logrado detectar que “recogen una cantidad interesante de energía”.

Esa misma energía que recaba la luz de la bombilla durante la noche, por su acción sobre los paneles aledaños sirve, a su vez, para alimentar la luz de la bombilla, formándose una suerte de círculo “interminable”.

O, más bien, caducable sólo cuando la bombilla termine su vida útil porque, en lo que a las celdas respecta, su vida útil es demasiado extensa.

Habrás notado que, muy seguramente, tú mismo o algún amigo o familiar, aún cuentan con una calculadora de energía solar desde que recién empezaban sus primeros estudios y que, de paso, aún funciona bastante bien.

Esto demuestra la durabilidad de estas fotoceldas. El sistema, entonces, consta de una base (o “plafón”, como se le denomina en algunas latitudes). Al plafón mismo, están adheridas las fotoceldas y, en lo que a la bombilla concierne, será útil hasta que caduque

Ingenioso ¿verdad? Podrás estar pesando, como sucede con las innovaciones tan obvias, “por qué no se me había ocurrido a mí, si soy tan inteligente”.